www.capitaledomex.com.mx

Domingo 17 de Octubre 2021

Casa de Migrante ofrece un breve descanso

 

La Casa del Migrante ofrece refugio, alimentos, ropa limpia, un camastro para dormir y atención médica, así como espacios para aseo personal.


Por ocupar otras rutas para su traslado, indocumentados provenientes de Haití no llegan la Casa del Migrante “San Juan Diego”.

Así lo señaló la responsable de la Casa del Migrante ubicada en Huehuetoca, Maritza Olalde, quien dio a conocer que ante la pandemia, en los dos últimos años se ha reducido el flujo de centroamericanos que llegan a este refugio temporal.

La Casa del Migrante “San Juan Diego”, es atendida por la Diócesis de Cuautitlán y el titular encargado de su funcionamiento es el Presbítero Antonio Silva Cortés.

La casa del migrante “San Juan Diego”, funciona gracias a donativos de particulares y de empresas ya sea en especie o en dinero.

Ubicado en el camino a Tequisquiac en el barrio de San Bartolo, este refugio se encuentra a las afueras de Huehuetoca a un costado de las vías del tren y a unos 600 metros de las casas más cercanas.

En este paraje se puede ver caminar a los migrantes sobre las vías del tren, mismos que se dirigen al refugio, considerado un oasis en su trayecto.

La responsable del refugio Maritza Olalde, comparte que llegan aquí hombres, mujeres y niños en su mayoría provienen de El Salvador, Guatemala y Honduras, mismos que huyen de la miseria en sus países.

Comenta que gracias a la generosidad de los donantes, en la Casa del Migrante se ofrece alimentos, ropa limpia, un camastro para dormir y atención médica, así como espacios para aseo personal.

En estos momentos, en el refugio se atiende en promedio entre 20 y 40 centroamericanos al día.

Foto Lorena González

Normalmente, explica, los migrantes llegan por la mañana al refugio, se alimentan, se bañan descansan y al otro día siguen su travesía rumbo al vecino país del norte.

La Casa del Migrante “San Juan Diego” sólo recibe por 24 horas a indocumentados que deben sujetarse a un estricto reglamento. Si algún migrante permanece en la zona por más tiempo, ya no puede regresar al refugio.