www.capitaledomex.com.mx

Sábado 28 de Mayo 2022

Tipos de casinos

 

En virtud de la popularidad que los casinos han ganado, hoy en día existen una gran variedad de lugares de centros de entretenimiento en los que figuran los juegos de apuestas (top casinos). En esa medida, las discusiones versan sobre casinos en hoteles, casinos independientes, e incluso casinos municipales, sin que exista un consenso al […]


En virtud de la popularidad que los casinos han ganado, hoy en día existen una gran variedad de lugares de centros de entretenimiento en los que figuran los juegos de apuestas (top casinos). En esa medida, las discusiones versan sobre casinos en hoteles, casinos independientes, e incluso casinos municipales, sin que exista un consenso al respecto.    

Con base en lo anterior, en los últimos años se ha propiciado un debate en el cual, un buen número de asociaciones civiles se han interesado en que las opiniones y perspectivas acerca del tema, permitan definir la situación de los establecimientos de apuestas con el fin de evitar prácticas de competencia desleal en los países donde las legislaciones resultan demasiado laxas para atender este tipo de cuestiones.

Así y todo, las opiniones más generales coinciden en la necesidad de manejar un modelo de negocio basado en la implementación de casinos apartados de los hoteles, es decir, que funcionen como complementos y no como parte de una competencia directa, ya que sería un negocio independiente del hospedaje, de los centros de convenciones, los alimentos, las bebidas y los salones de variedad. 

Por otro lado, hay quienes opinan que los casinos requieren de espectáculos, restaurantes, hoteles, y otras atracciones, pues de otro modo, sería difícil su subsistencia. De ahí que los empresarios se nieguen a apostar por un negocio aislado, sobre todo si se toma en cuenta la enorme cantidad de dinero que se necesita para invertir en el establecimiento de un casino. 

Asimismo, cabe mencionar que el objetivo de los casinos no consiste en afectar a los pequeños empresarios locales, ni tampoco pretenden sustituir las instalaciones preexistentes. Esencialmente, los casinos son lugares dedicados al juego, por lo que su imagen debe corresponder con tal precepto. Además, necesita de verse atractivo para fomentar el turismo, ofreciendo a los extranjeros una variedad de elementos capaces de establecer diferencias con respecto a lo que los visitantes encuentran en sus países de origen.

Sin embargo, cabría advertir que no es deseable que los casinos imiten temáticas provenientes de otros países. Por más que se trate de modelos de éxito, lo ideal sería que los empresarios exploten temáticas de acuerdo con lo lugares donde se encuentran con el objetivo de innovar y crear nuevas tendencias dentro de este negocio. En ese sentido, cada país ofrece un abanico de posibilidades a la hora de considerar algunos elementos culturales cuya inserción en los juegos de apuestas acrecentarían el número de visitantes.

Ante todo, se debe priorizar que los casinos poseen una enorme capacidad para producir ganancias en las comunidades donde se establecen, generando empleos formales y temporales a corto, mediano y largo plazo. Por lo tanto, vale la pena que los gobiernos se preocupen por establecer las condiciones necesarias con tal de que ese modelo de riqueza se replique. A pesar de que no existe un consenso definitivo sobre el lugar donde deberían instalarse, lo cierto es que la colaboración entre la iniciativa privada y el sector público normalmente resulta fructífera en cualquier situación.