www.capitaledomex.com.mx

Miércoles 06 de Julio 2022

Se han clausurado 60 empresas por causar daño ambiental

 

La clausura es la pena máxima que la procuraduría aplica con el fin de frenar la afectación ambiental que una industria ocasiona


Por incumplimiento de lo establecido en la norma ambiental, la Procuraduría de Protección al Ambiente del Estado de México (Propaem) ha clausurado, en lo que va del año, a 60 industrias y empresas.  

El titular de Propaem, Luis Eduardo Gómez García recordó que la clausura es la pena máxima que la procuraduría aplica con el fin de frenar la afectación ambiental que una industria ocasiona, dañando a la población.  

“La clausura como tal es la sanción mayor que tenemos en la Procuraduría y que normalmente se aplica para efecto de garantizar que no se vaya a ocasionar una afectación ambiental grave, procuramos que sean las menos y en el resto, aplicar sanciones económicas”, comentó.  

Lo anterior al referir que en lo que va de 2021, la Propaem lleva recaudados cerca de 9 millones de pesos en sanciones impuestas a diversas unidades, asegurando que normalmente las construcciones, minas, verificentros y rellenos sanitarios, son los que registran mayor incumplimiento a la normatividad ambiental.  

“De residuos sólidos, visitamos sitios de destino final de residuos que si bien es cierto que no cumplen con la norma federal para ser rellenos sanitarios, sí aseguramos que sean sitios controlados”, dijo.  

Señaló que la mayoría de las denuncias ciudadanas reportan tiraderos e industrias por arrojar emisiones contaminantes a la atmósfera, así como por el mal manejo de residuos, concentrándose en el Estado de México, pero principalmente en la zona metropolitana.  

Asimismo, Gómez García, refirió que no toda la labor de la Procuraduría debe centrarse en la sanción o clausuras de lugares que incumplen, sino también en la capacitación y orientación a las industrias y empresas para que cumplan, y de ser posible, obtengan la certificación ambiental con la cual se comprometen a optimizar sus procesos productivos con apego a estándares ambientales requeridos, generando beneficios como:  reducción en la generación de residuos de manejo especial, ahorro en el consumo de energía y de agua.