www.capitaledomex.com.mx

Lunes 20 de Septiembre 2021

Pruebas diagnósticas, fundamentales para reducir propagación de la COVID-19

 

La aplicación de pruebas de diagnóstico, ya sea de laboratorio o rápidas, es fundamental para evitar que crezcan los índices de contagio de la COVID-19, afirmó el titular del Laboratorio de Biología Molecular de la Clínica Multidisciplinaria de Salud de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), Pedro Fernando Vera Fernández.El universitario explicó que […]


La aplicación de pruebas de diagnóstico, ya sea de laboratorio o rápidas, es fundamental para evitar que crezcan los índices de contagio de la COVID-19, afirmó el titular del Laboratorio de Biología Molecular de la Clínica Multidisciplinaria de Salud de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), Pedro Fernando Vera Fernández.
El universitario explicó que aún con la aplicación del esquema completo de la vacuna contra la COVID-19, el riesgo de contraer la enfermedad es de 50 por ciento y de tener síntomas graves de 5 por ciento, por lo que la propagación del virus sigue latente y puede provocar la muerte entre quienes no han recibido las dosis de inmunización.
En ese sentido, refirió que son tres tipos de pruebas las más comunes para detectar si una persona tiene o ha tenido la enfermedad: la de laboratorio y las rápidas.
La prueba de Reacción en Cadena de la Polimerasa, conocida como PCR, por sus siglas en inglés, es de laboratorio. Debido a su especificidad y sensibilidad es considerada estándar de oro, con una certeza en sus resultados de 99.9 por ciento para determinar si un paciente tiene el virus SARS-CoV-2 en el cuerpo.
Esta prueba, dijo Pedro Fernando Vera Fernández, se aplica en laboratorio y los resultados están en un lapso de 48 horas. La técnica para obtener una muestra es a través de la introducción de un hisopo en la nariz y garganta.
La prueba de antígenos es otra opción para diagnosticar si una persona es portadora del virus SARS-CoV-2. A diferencia de la PCR, esta es rápida, es decir, los resultados están en menos de 15 minutos, pero su especificidad y sensibilidad es menor a 80 por ciento, por lo que la certeza de los resultados dependerá de cuándo el paciente se efectúe el examen, el cual también se aplica a través de un hisopo que se introduce en la nariz.
“Para detectar la enfermedad, la prueba de antígenos requiere una gran cantidad de virus. Entonces la ventana en la que es válido el resultado es más o menos entre 4 y 7 días posteriores al contagio, mientras que la PCR tiene un período o ventana mucho mayor, eso quiere decir que podemos detectarla incluso cuando la carga viral o la cantidad de virus que existe en el organismo es menor”, detalló.
La tercera prueba, la de anticuerpos, también es rápida y se aplica pinchando el dedo, tomando una muestra de sangre, lo cual sirve para conocer si una persona ya tuvo la enfermedad, pero no se percató.
La importancia de esta prueba, aseveró, radica en que el paciente, al haber sido portador del virus, debe tener un seguimiento de su estado de salud, por posibles secuelas, así como alertar de la condición sanitaria que vivió con la red de personas con las que estuvo en contacto.
“Es importante que si una persona estuvo en contacto con un paciente confirmado de COVID-19, se realice las pruebas, sobre todo para detener los contagios. Debemos seguirnos cuidando y si se sospecha el contagio es necesario realizarse la prueba diagnóstica, ya que un asintomático puede contagiar a una persona que podría desarrollar síntomas graves e, incluso, perder la vida”, agregó.