www.capitaledomex.com.mx

Lunes 26 de Julio 2021

Mal manejo de basura provoca daños al ambiente y la salud

 

Diarrea, tifoidea, paludismo, giardiasis y dengue son las principales enfermedades que puede provocar el exceso de la basura si no se lleva a cabo su adecuada recolección y confinamiento. De acuerdo con datos de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) del gobierno federal, publicados en el documento Bases para Legislar la Prevención y […]


Diarrea, tifoidea, paludismo, giardiasis y dengue son las principales enfermedades que puede provocar el exceso de la basura si no se lleva a cabo su adecuada recolección y confinamiento.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) del gobierno federal, publicados en el documento Bases para Legislar la Prevención y Gestión Integral de Residuos, un mal manejo de la basura provoca daños al ambiente y a la salud de las personas.

Lo anterior debido a que en el proceso de su descomposición los residuos sólidos originan gases, entre ellos metano, bióxido de carbono, nitrógeno y amoniacos, lo cual contribuye con el aumento a la temperatura global, además de los olores desagradables que emanan.  

Asimismo, la basura genera líquidos durante su proceso de descomposición, los cuales se conocen con el nombre de lixiviados, estos se filtran a los suelos y los cuerpos de agua adyacentes, tanto superficiales como subterráneos, y pueden provocar problemas de toxicidad, eutrofización y acidificación

A estas problemáticas se suma que los residuos sólidos urbanos acumulados son un refugio para otros organismos como insectos, ratas, moscas, cucarachas, pulgas y mosquitos.

Estos organismos, además de que pueden irrumpir en las casas o zonas habitacionales, son portadoras de enfermedades.

Por todas estas situaciones, el gobierno federal ha pedido a las autoridades locales trabajar en el adecuado confinamiento de la basura, con la finalidad de evitar que los sitios en los que se depositan los residuos sólidos urbanos se conviertan en focos de contaminación o infección.