www.capitaledomex.com.mx

Jueves 23 de Septiembre 2021

Convocan a diseñar un sistema de protección para evitar el deterioro de las pirámides en Teotihuacán

 

Ante el grave y prolongado proceso de deterioro que se registra en la pirámide de la Serpiente Emplumada, en la zona arqueológica de Teotihuacán, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), emitió una convocatoria de concurso internacional para el diseño del sistema de protección integral. La información fue dada a conocer por el director […]


Ante el grave y prolongado proceso de deterioro que se registra en la pirámide de la Serpiente Emplumada, en la zona arqueológica de Teotihuacán, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), emitió una convocatoria de concurso internacional para el diseño del sistema de protección integral.

La información fue dada a conocer por el director general del INAH, Diego Prieto Hernández, quien dijo que el concurso busca desarrollar el proyecto arquitectónico para un sistema de protección integral que apoye la conservación de la pirámide, la estabilización del monumento arqueológico y amortiguamiento de las principales causas de deterioro que inciden sobre todo en su fachada poniente.

La convocatoria internacional establece que “a través de un proceso de evaluación académica, colegida e interdisciplinaria, el proyecto deberá ser capaz de neutralizar las causas de los deterioros asociados a las condiciones climáticas, con base en la legislación vigente en materia de construcción y seguridad estructural, con énfasis en normatividad nacional e internacional para la conservación de patrimonio cultural”.

El funcionario federal dio a conocer el concurso, que dijo, es de gran importancia para el instituto, porque significa revertir un deterioro resultado de más de 100 años de exposición de la fachada a la intemperie, señaló que existe un alarmante y acelerado proceso de deterioro de la pirámide de la Serpiente Emplumada.

Esto se debe, agregó, a las oscilaciones térmicas diarias y estacionales; las lluvias y a las tormentas pluviales, así como a la radiación solar, entre otras causas.

“La finalidad es lograr el mejor diseño posible para el sistema con la máxima eficiencia por sus características, funcionales y estéticas de acuerdo con las características estructurales y físicas de este elemento arquitectónico de su entorno visual, monumental y paisajístico y sobre todo, garantes de su protección al más largo plazo”.

El director de INAH apuntó que el nivel de afectación que tiene la estructura piramidal es considerado como “grave” por el cúmulo de procesos cada vez más acelerados de arenización, disgregación, filtración, manchas de humedad, fracturas, pérdida de color y elementos arquitectónicos.

Hizo ver que desde finales del año de 2015 el INAH conformó una comisión académica de la pirámide de la Serpiente Emplumada con el fin de analizar a fondo la problemática y diseñar a fondo soluciones de conservación desde una perspectiva multidisciplinaria, comprendiendo las especialidades de la arqueología, la arquitectura, la ingeniería, la conservación y el diseño.

Explicó que desde ese año, los arqueólogos Sergio Gómez, Eduato Matus, Leonardo López y Saburo Sugiyama plantearon la problemática con algunas restauradoras y se constituyó el grupo que vino trabajando desde 2017 y 2018 cuando se instaló un sistema de monitoreo que permite reportar de manera periódica los cambios climáticos, los cambios de temperatura, las exposiciones a la humedad, el sol, la lluvia y el viento.