Capital
Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital =
Opinion / E-Laborando

Mucho mejor que ayer

Javier García Bejos
Javier García Bejos correo23232325@correo.com
Hace 8 meses
Facebook Twitter Whatsapp

En una economía globalizada, donde los avances tecnológicos aceleran nuestra capacidad productiva y facilitan las tareas cotidianas, el acabar con la pobreza como política para democratizar la prosperidad, se ha vuelto la prioridad número uno. Por ello, las Naciones Unidas han puesto en la agenda del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, celebrado ayer 17 de octubre, la necesidad de impulsar la participación social para hacer frente a la exclusión que sufren millones.

En esta línea, el presidente Peña Nieto impulsó una política de desarrollo que reconoce que la pobreza no es el resultado de solamente la falta de ingresos, sino que implica una relación de diversos factores que impiden el pleno ejercicio de los derechos sociales que tenemos todos los mexicanos.

Por eso, hemos emprendido acciones para promover el acceso a la seguridad social y a la educación, y sobre todo, garantizar lo más básico, como una alimentación de calidad y servicios básicos para todos.

De esta manera, entre 2012 y 2015 la carencia de seguridad social para los Adultos Mayores cayó 30%, al mismo tiempo que el programa Prospera apoya la educación de 6.2 millones de menores en todo el país. Además, el acceso a electricidad tuvo un incremento de 12 puntos porcentuales en 25 años, mientras que en un esfuerzo sin precedentes, Liconsa apoya la economía familiar de 6.4 millones de beneficiarios del Programa de Abasto Social.

Si bien es cierto que aún hay mucho por hacer, tenemos que reconocer que el camino es más claro que antes, gracias a la participación de la ciudadanía para dibujar estrategias que han probado ser eficientes. Ahora, como lo ha señalado el Secretario Miranda, el reto será reforzar la cohesión social para poner punto final a la pobreza y marginación que lastiman a México.

Nuestro Dato: De acuerdo al Índice Global del Hambre 2016, nuestro país mejoró su indicador 33% en dieciséis años.

 

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
TEMAS Abasto Social Liconsa Naciones Unidas Peña Nieto pobreza PROSPERA
MÁS DE OPINIÓN

¡Carreterazos¡

Hace 3 semanas
Capital Digital
E-Laborando / Javier García Bejos

Trabajo decente: llave del desarrollo

Hace 2 meses
Javier García Bejos
E-Laborando / Javier García Bejos

Impulsemos la lectura

Hace 2 meses
Javier García Bejos
Lorena González Callejas

Llevan servicios de salud a Tlalnepantla

Lorena González Callejas