Capital
Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital =
Opinion / 

Fin del TLC, paradigma neoliberal, PRI 2018 y modelo Peña Nieto 2012

Capital Digital
Capital Digital redessociales@capitalmedia.mx
Hace 8 meses
Facebook Twitter Whatsapp

Carlos Ramírez H

Si bien el reloj de la historia no tiene caminos de regreso, la terminación anticipada del tratado de libre comercio trilateral retrocede a México a 1994 en el que ese acuerdo comercial era el remache y pivote para la consolidación del modelo neoliberal de desarrollo que había comenzado en 1980 con el Plan Global de Desarrollo y que tendría su punto óptimo con la sucesión presidencial de 1994.

Las sucesiones tecnocráticas terminaron y en 2000 y 2006 el PAN ganó la presidencia. Y el 2012 abrió nuevas formas sucesorias en la élite priista.

El estilo político de Peña Nieto puede ser hoy una variable sucesoria a considerar: fue político en 2012, carecía de conocimiento técnico de la economía, como político pudo negociar el Pacto por México con el PAN y el PRD para reformas estructurales neoliberales y su habilidad política le ha permitido ejercer un poder real muy superior a la contabilidad electoral del PRI.

Si bien el país quedará urgido –sin TLC o con uno menguado por Trump– de un nuevo modelo de desarrollo, lo peor que le puede pasar a las élites priistas es que supongan la necesidad de un economista como candidato. El modelo económico del tratado fue diseñado por dos políticos –Carlos Salinas de Gortari y Manuel Camacho Solís– y operado en la práctica por economistas: Zedillo, Francisco Gil Díaz con Fox, Agustín Carstens con Calderón y Luis Videgaray con Peña Nieto.

Si bien las relaciones de producción determinan las relaciones políticas y sociales, los liderazgos institucionales requieren de políticos para diseñar y echar a andar los modelos de desarrollo. López Portillo y De la Madrid fueron más políticos que economistas. Zedillo fue más economista que político y por ello perdió el control de los hilos políticos, no supo tomar la gestión del PRI y en términos reales nunca le importó la alternancia.

En este contexto, el efecto Trump-TLC va a requerir un mando político fuerte; Salinas diseñó el modelo neoliberal de desarrollo, pero la parte sustancial de su operación fue en el PRI: en 1987 echó fuera a los cardenistas, sustituyó los documentos básicos del PRI por el Plan Global de Desarrollo y el Plan Nacional de Desarrollo, suplió el Estado por el mercado y relevó las élites políticas por economistas.

Salinas construyó su candidatura presidencial desde la política, aunque su modelo fuera económico. Y desde la política preparó como sucesor a Luis Donaldo Colosio, pero el discurso del 6 de marzo fue asumido por salinistas como una traición al modelo económico porque ahí Colosio dejó entrever el regreso de los políticos al poder. El asesinato de Colosio le permitió a Salinas redireccionar el liderazgo del modelo económico con el tecnócrata de Zedillo. Y los tecnócratas se apoderaron del equipo económico de los panistas Fox y Calderón y el priista Peña Nieto, demostrando que ya no se requería el poder presidencial para garantizar la aplicación del modelo neoliberal de desarrollo.

Para el 2018, el desafío para Peña Nieto y el PRI estaría planteando un perfil político del candidato y no el de técnico de las cifras y modelos matemáticos, y más con las nuevas circunstancias: 17 por ciento de votos para el PRI, sólo cinco millones de militantes y necesidad de cuando menos 15 millones de votos para ganar la Presidencia.

En un modelo económico sin opciones, el camino neoliberal requerirá más política que economía.

Política para dummies: La política es el reino de las sorpresas que necesita de políticos preparados para los imponderables.

indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
TEMAS Pacto por México Peña Nieto Plan Global de Desarrollo PRI TLC Zedillo
MÁS DE OPINIÓN

Anaya vs AMLO: la economía

Hace 4 días
Capital Digital

Lleno de spots

Hace 4 días
Alfredo Albiter

Los olvidos de Mancera

Hace 5 días
Vladimir Galeana
Capital Edomex

La gamificación, una herrmienta más para la educación

Capital Edomex