Capital
Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital =
Opinion / 

Felipe, Mariano, Barcelona, la realeza ha muerto, viva la república

Capital Digital
Capital Digital redessociales@capitalmedia.mx
Hace 2 meses
Facebook Twitter Whatsapp

Con la sospecha de que el rey Juan Carlos I había sido el centro del golpe de Estado del coronel Tejero en 1981, ahora su heredero, el rey Felipe VI, rompió el martes cualquier puente con la demanda democratizadora de la mayoría de los catalanes y demostró que la realeza como forma de gobierno ya no es compatible con los súbditos que quieren ascender a la categoría de ciudadanos.

Las primeras reacciones de sectores progresistas –como publico.es– escalaron políticamente la violencia del domingo: Alberto Garzón, líder de Izquierda Unida, salida del núcleo del Partido Comunista de España de Santiago Carrillo que aceptó la monarquía parlamentaria constitucional, terminó el martes su comentario con un “¡viva la república!”.

Lo que queda en el centro del conflicto español no es el gobierno minoritario de Mariano Rajoy, heredero de Alianza Popular como eje político de Franco y el franquismo y hoy hundido en más de quince casos de corrupción, sino el debate sobre la validez de la realeza como forma de gobierno en una democracia de ciudadanos y no de súbditos.

La monarquía de los borbones viene de conflictos históricos. El reino de España nació en 1469 de la operación política del vicecanciller de la iglesia católica Alejandro Borgia –Borja, su verdadero nombre español– al propiciar la boda de Isabel de Castilla con Felipe de Aragón violando la prohibición de matrimonio porque eran parientes; Borgia falsificó una bula papal de permiso y, ya como papa, Alessandro VI la sustituyó por una verdadera. El juego de Borgia fue calificado por Ortega y Gasset como weltpolitik o política-mundo: usar a los nuevos reyes como cabeza de la expansión colonial para ganar más adeptos católicos; conquistaron América con la geopolítica del Vaticano. Por aceptar esa misión, Fernando e Isabel fueron nombrados los “reyes católicos”, caracterización extendida hasta Felipe VI y la reina Letizia.

Después de la guerra civil 1936-1939 contra la república, Franco se convirtió en dictador hasta su muerte en 1975 y marcó la continuidad del franquismo con la designación de Juan Carlos como “príncipe a título de rey”, porque la sucesión le correspondía a su padre don Juan de Borbón, pero estaba vetado por Franco; para subir a rey, Juan Carlos tuvo que pactar con su padre la abdicación a cambio de la transición democrática.

Felipe VI viene de ese talante de realeza marcada por la dictadura de Franco. Y si bien los catalanes no convencieron de tener una mayoría para separarse de España y convertirse en república, de todos modos siguieron todos los senderos políticos para enfrentarse el pasado domingo 1 de octubre a los toletazos del gobierno de Rajoy, que ensangrentaron la lucha política. Lo malo es que el 1 de octubre los catalanes independentistas y el rey Felipe VI cruzaron el punto de no retorno y España liquidó el régimen del 78 –el de la transición de Franco a la democracia– para regresar a la democracia a los territorios de la represión franquista.

El discurso del rey Felipe VI el martes dio un portazo al diálogo, y luego de los toletes vendrán los arrestos de toda la clase política catalana y cuando menos 80% de los catalanes que quería la consulta independentista, aunque sólo 50% votaría por la república.

España regresó al principio de autoridad franquista, sin que haya una propuesta de reconstrucción democrática.

Política para dummies: La política es, como decía Lenin, estar atento hasta del movimiento de las hojas por cualquier viento suave.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
MÁS DE OPINIÓN

EU, asunto de seguridad nacional No. 1 de México

Hace 2 meses
Capital Digital

País fallido

Hace 2 meses
Capital Digital

El pico del pollo

Hace 2 meses
Capital Edomex
Capital Digital

Alfredo Del Mazo Maza

Capital Digital